martes, 8 de julio de 2008

Humanista v1.0

Yo soy yo y mis circunstancias. (José Ortega y Gasset)

Recuerdo un profesor de la universidad que me dio casi dos veces la misma asignatura, lo recuerdo de lejos la primera vez y muy de cerca la segunda; pasó de ser un personaje de Ibáñez a alguien que decía grandes cosas y que escondía otras mas que inquietantes. De sus manos recibí un libro llamado "nosotros los nacionalsocialistas" que no fui capaz de leer entero, escuché llamar incesto a la relación entre un padre y su hijo y volver la cabeza al escuchar la pregunta de como se llamaba entonces la relación entre una madre y su hija... pero también cayeron algunas perlas...

Recuerdo de una forma esbozada la definición de "amigo" que ahora veo con otros ojos, y también la de humanista. He tenido que buscar en el pasado para querer ser más exacto y he tenido que regresar al 92, cuando todavía no éramos Universidad de La Rioja y solo he encontrado trozos... pero ahí está internet y ahí está A. D' Ors, una de las pistas que me lleva a donde quería llegar, al humanista v1.0.

El humanista revisado ¿podría ser nuestro patrón de vida actual? Afán de saber, inquietud pedagógica, predilección por la virtud, rigor, objetividad, honestidad, humildad intelectual y afán de servicio. ¿Seríamos capaces de estar en disposición de dar, sin presumir de lo que sabemos,
hacer lo correcto aunque nadie nos vigile, ser sensibles a todos los puntos de vista al emitir una opinión, siendo constantes en lo que predicamos, queriendo saber más, buscando ese equilibrio entre lo escaso y lo desmesurado...? Quizás demasiadas preguntas ante respuestas actuales que antes sólo eran de "viejos" pero que ahora zanjan de maravilla la mayoría de dilemas que nos encontramos y en los que nos encontramos con nosotros mismos.

Pero quedan nuestros hijos, nosotros construimos ahora su futuro con nuestras manos sin que nos vean y forjamos las suyas con nuestro ejemplo visible. Quizás haya que esforzarse de nuevo y querer aprender más, buscando más, abriendo más la mente al mundo que nos rodea que ya no es el mismo, sin dejar de dar y sin preocuparnos si los demás lo han visto. Seamos capaces de ser humanistas en una nueva versión, esperando que la que venga se complemente y no nos aplaste.

Humanistas, humanos, ciudadanos activos, pesados a veces por ver las cosas bien sin querer el mal de nadie, haciendo nuestro trabajo bien esperando que todos hagan el suyo; pero con unos patrones que nos lleven mas allá... a todos. Yo voy a intentarlo, apúntate y a ver lo que no vemos bien a partir de ahora. Es el comienzo hacia otro yo y otras circunstancias.

4 comentarios:

marta dijo...

Bueno...ha merecido la pena la espera...y ya tengo otro objetivo más...tengo que ser idealista, optimista, y ahora también humanista v1.0

Fred dijo...

La verdad es que no viene mal recordar este tipo de cosas de vez en cuando.
Vivir dando ejemplo y sin perjudicar a nadie parece mucho más sencillo de lo que es, pero habrá que intentarlo a ver que tal se nos da.

luis dijo...

Todo esto ya lo dijo alguien hace muchos muchos años: No le hagas al projimo lo que no queras que te hagan.

Phaloway dijo...

Efectivamente, Luis. Y fíjate en lo que ha desembocado ;)
Buena entrada, muy apropiada para los idealistas.